ALZAR LA VOZ EN DICTADURA

H oy les muestro el extracto de mi ensayo “ALZAR LA VOZ”, un compendió de hechos relevantes de nuestra historia reciente, a partir del añ...

sábado, 16 de mayo de 2015

A FALTA DE TALENTO

Después de escuchar repetidas veces los insulsos discursitos de políticos y funcionarios del gobierno, quedamos saturados ante la avalancha barata de frases sin sentido. Es muestra del pobre país que tenemos y debemos aclarar que la política no es sucia como la califican. Son los “malandros” disfrazados los que ensucian la política ¿Cómo aprende un pueblo? De sus líderes preparados para encaminar a todos hacia una vida útil, próspera y abundante en conocimientos.
Lo primero que perdió Venezuela fue el conocimiento en la etapa del siglo actual, de ahí en adelante, monte y culebra. Ahora ni siquiera imitamos los modismos o culturas de otros países, sino que tenemos un diccionario propio que no se conjuga para nada con los términos de la RAE y ni qué decir del Manual de Carreño el cual fue enterrado en este tiempo de la V república.
Ahora tenemos, unos prospectos de políticos con discursos anodinos (insustanciales) y funcionarios abstractos, así lo auto reconoce el que dirige nada menos la Asamblea Nacional, al afirmar: “La MUD es una mezcla de estiércol con agua sucia”. Evidente que al utilizar la expresión se trata de un ataque al adversario y no de su reflexión individual, la cual le encaja como anillo al dedo.
Por su parte, la Fiscal General de la República logró lo que en su vida como funcionaria no ha hecho al aplicar justicia. Con sus frases o expresiones extraídas del libro gordo de Petete ¡Pobre Topollillo!, la fiscal se hizo tendencia en las redes sociales por exponer, fuera de tiempo, su auto biografía y ventilar su vida privada reconociendo que “antes, en Venezuela, las mujeres se prostituían para conseguir un cupo en una universidad”.
Particularmente me dio mucha tristeza esa tamaña confesión y por ello me pregunté: ¿Acaso no tenía talento? A propósito, un caballero inglés Sir Ken Robinson afirmó rotundamente: “Es falso que el talento se tiene o no se tiene, que se desarrolla en pocos ámbitos y que sólo está presente en algunas personas. Yo creo que todos lo tenemos, pero tan sólo nos falta cultivarlo. En el momento que lo hagamos repercutirá en el desarrollo de nuestra sociedad”.
A la fiscal se le fue el talento por otro lado y al intentar meter en un mismo saco a todas las mujeres de Venezuela, demostró su barata manera de enfocar un problema mayúsculo que le atañe exclusivamente al régimen actual al no poder lidiar con la situación educativa del país. Quizás a la fiscal no le fue bien en la prueba para conseguir el cupo cuando deseaba estudiar porque esperaba algo mejor y al final diría, bueno, cupo es cupo. A nadie le interesa en estos momentos el auto biográfico retrato de la fiscal. Lo debemos entender así porque Venezuela ha parido mujeres de grandes condiciones morales y de talento en todas las profesiones y épocas. Citamos de nuevo al caballero inglés: “El talento se descubre pensando diferente”.
Por lo pronto, gracias a Dios que existe la Internet como único medio para extraer información y cultura de grandes sabios y conocimientos que permiten enriquecer el léxico o la mejor manera de educar la lengua y cada uno ocuparse de su talento. Yo me ocupo del mío.

@susanamorffe

No hay comentarios.:

Publicar un comentario