ALZAR LA VOZ EN DICTADURA

H oy les muestro el extracto de mi ensayo “ALZAR LA VOZ”, un compendió de hechos relevantes de nuestra historia reciente, a partir del añ...

viernes, 27 de mayo de 2016

OPINIÓN

LAS RECTORAS DEL CNE
Charito Rojas

En este capítulo de nuestra historia, el presidente gira por islas del Caribe, haciendo compromisos que no cumplirá por razones obvias, pero prometiendo que no cortará el flujo petrolero preferencial de Petrocaribe… así los venezolanos se desangren de necesidades, porque lo que está en juego es el apoyo de esos paisitos al régimen, cuando enfrente el juicio democrático que ya avanza en la OEA y que llegará a la ONU y a otros organismos internacionales, muy bien informados de la crisis humanitaria producto de una revolución atroz y de sus bárbaros líderes.
Sin respuestas eficientes ante la gravedad del colapso económico, moral e institucional del país, la horda que comanda Venezuela se ampara en los dos poderes que domina, el judicial y el electoral, para que le sirvan de escudo ante el tsunami de furia e impaciencia de los ciudadanos, que según las encuestas más chavistas, quieren por inmensa mayoría la salida este mismo año del presidente, como primer paso para deshacerse constitucionalmente del peor gobierno que haya tenido Venezuela en su historia.
La fidelidad al “proceso” está en relación directamente proporcional al grado de enchufe con los beneficios que aún da el poder. En una sociedad donde la gente está pasando hambre, donde los saqueos y linchamientos hablan de desesperación, donde los médicos hacen huelga de hambre porque no pueden salvar a sus pacientes, es imperdonable que se gasten 26 millones de dólares en “ejercicios militares”, que no son más que un show de triquitraquis actuado hasta por ancianos disfrazados de soldados, vistiendo uniformes recién sacados de la bolsa.
Eso, sin embargo, no ha distraído la atención del asunto que está moviendo todos los engranajes de la nación: realizar un revocatorio que dé una salida electoral a una situación que el gobierno quiere convertir en guerra contra todos para permanecer en el poder. Esa guerra está en manos de sus mejores guerreros: los magistrados chavistas de la sala constitucional del TSJ y las 4 rectoras más que chavistas del CNE. Este comando de traidores a la constitución y a los venezolanos, actúan con alevosía contra la voluntad mayoritaria de los venezolanos, saboteando un referendo revocatorio que es clamor popular y anulando a la Asamblea Nacional, representante de la mayoría.
No hay sino que revisar una vez más pero también más que nunca, los currículos políticos de los interfectos, para medir la enormidad de la vileza y mala fe con que la revolución ha colocado sus fichas para bloquear la democrática voluntad de un pueblo. Tibisay Lucena, quien se indigna por las críticas que recibe, está desde 2005 en el CNE, heredando el puesto del descarado mayor, Jorge Rodríguez. Le han tocado innumerables procesos electorales y los demócratas venezolanos la recordarán siempre asociada a la frase “tendencia irreversible”. Se dijo que se retiraría porque estaba enferma al mismo tiempo y del mismo mal que el finado, pero resucitó entre las cenizas y fue reelecta, por el sistema express que acostumbraba la asamblea roja rojita. La presidencia del CNE debe ser muy bien pagada, porque Lucena adquirió una casa valorada en millón y cuarto de dólares, en una aristocrática zona de Caracas. Y la está remodelando.
Sandra Oblitas, graduada de socióloga en 1994 en la UCV, proviene de la izquierda universitaria, comenzó su carrera como técnico en la Junta Electoral de Caracas y fue ocupando cargos hasta que se ganó la confianza de Jorge Rodríguez y del chavismo y su nombre fue propuesto para ser electa rectora del CNE en 2006. Fue vicepresidenta del CNE hasta 2013, haciendo llave perfecta con Tibisay Lucena. Las dos fueron reelectas en el 2014 violentando las normativas del Comité de Postulaciones, en una jugada de Diosdado Cabello, que entregó al TSJ la decisión del nombramiento alegando “omisión legislativa”.
La rectora Tania D’Amelio. Nacida en Italia en 1971, es Licenciada en jurisprudencia en ese país, revalidó en Venezuela y se especializó en derecho fiscal. En 2000 fue electa diputada a la AN por el MVR del estado Vargas. En 2004 fue coordinadora nacional de la juventud y luego de las patrullas del Comando Maisanta. Reelecta para el período 2006-2011 por el PSUV, fue precandidata a la Alcaldía de Vargas en el 2008. En 2009 renuncia a su militancia partidista, días antes de ser designada rectora del CNE. Su periodo vence este año.
Socorro Hernández, es licenciada en Letras en la Universidad de Grenoble, Francia e ingeniero de sistemas de la UCV, con un post grado en Harvard. Le atribuyen haber rescatado el sistema de PDVSA después del paro petrolero. Escalo en la petrolera hasta que fue nombrada presidente de la CANTV en 2007, cuando el gobierno estatizó la telefónica. El 3 de enero de 2008, Chávez la designó ministro para las Telecomunicaciones en sustitución de Jesse Chacón. Renunció a su militancia revolucionaria 15 días antes de ser electa rectora del CNE el 1 de diciembre de 2009, así que su periodo vence este año.
El quinto rector, único varón en este tren de mujeres es Luis Emilio Rondón, hijo del dirigente de AD y luego de Un Nuevo Tiempo y actual diputado, Luis Emilio Rondón. No figura con militancia política, tiene carrera dentro del CNE, es director de Partidos Políticos, cuando fue incluido como rector suplente y salió designado por el TSJ como rector principal para el periodo 2016-2021.
Jamás con estos currículos en un gobierno medianamente respetuoso de la Constitución hubieran podido ser electas estas señoras, que repiten en sus cargos porque cumplen el cometido de tender la cama al gobierno para que nada perturbe sus sueños de perpetuidad. Ellas no ven el ventajismo oficial, el uso de los medios del estado para la campaña del partido rojo, la malversación de fondos públicos para asegurarse el triunfo electoral. Ni siquiera son capaces de asumir su responsabilidad en exigir la partida de nacimiento para aceptar la candidatura y luego declarar el triunfo de quien es sospechoso de tener doble nacionalidad, porque eso haría nula su elección.
Ahora se están luciendo con el revocatorio. “Hay 10.000 planillas incompletas”, dice Tania. “Tomaremos el tiempo que haya que tomar para garantizar los derechos de la otra parte también”, dice Tibi. “Revisaremos en 30 días el 1%” dice la Oblitas. Socorro otorga guardando silencio. Pero al igual que el 6 de diciembre, el torrente de ganas de libertad está arrastrando todos los obstáculos, aunque se llamen CNE o TSJ. Por cierto, la próxima semana, el currículo de los injustos de la Sala Constitucional. Para que el pueblo conozca a los responsables de lo que pueda suceder.

@charitorojas



AL VAIVÉN DE LA POLITICA
Susana Morffe

Durante años hemos sido los únicos responsables de las atrocidades que suceden en el país. Si estamos cansados de las aberraciones en la manera de conducir a la nación por parte del régimen con todos sus integrantes, desde el presidente, ministros, diputados y funcionarios civiles y militares, es porque lo hemos permitido, es una verdad que se ha dicho hasta la saciedad y ningún político termina de pegarle el martillazo al clavo y crece entre la población su desprestigio.
En estos 17 años hemos visto pasar cualquier cantidad de situaciones calificadas de locuras, decisiones por encima de la constitución, desabastecimiento, hambre, violencia y muchos abusivos ataques, cuya responsabilidad absoluta recae en el pueblo.
Venezuela es calificada como un país con infinitas riquezas y un gran productor de petróleo por barriles diarios. Ese escalafón nos ha permitido sobrevivir ciegamente como en los últimos años, cuando se produjo la bonanza en la absurda revolución con la que se sostiene Cuba y otros países pequeños que se han agregado al festín que inicio el ex presidente Chávez. Seguimos respirando en una economía ficticia, sin darnos cuenta que nos han quitado los recursos propios para dejarnos literalmente en la calle.
No es nuevo ni asombra lo que se desarrolla a lo largo de los días y meses, algo trascendental está por suceder es la comidilla diaria pero el venezolano observa solo vestigios de la pobreza que se derrama alrededor del país, sin una solución efectiva para la crisis actual. Decía Benjamín Franklin: “El que vive de esperanzas corre el riesgo de morirse de hambre”. De ese modo, al ciudadano común le resulta una gran estupidez que la clase política no esté preparada para cambiar el rumbo de los acontecimientos, que siendo Venezuela un país con riquezas frente a los ojos del mundo, tenemos un desenvolvimiento de pedigüeños solicitando ayuda internacional para medicinas. Si nos descuidamos se terminará pidiendo ropa y calzado, es lo que se comenta en la calle.
Los políticos que se han encargado de hacer esas peticiones mundiales y otros que se han hecho eco, deberían enfocarse en pensar, con profundidad, cómo salir del régimen actual, siendo ese el mayúsculo problema que enfrentamos todos. De esa manera, podríamos dejar de pedir ayudas, realizar campañas, encuentros y lo que se les ocurra sobre los malos servicios, incluida las ineficaces mesas de trabajo para hablar de quien fue primero, el huevo o la gallina. Si el régimen no existiera el niño Oliver Sánchez estaría con vida. Es criminal que sigamos con el mismo sistema de gobierno.
¿Acaso Venezuela ha sufrido en estos últimos años un terremoto o un tsunami para terminar pidiendo medicinas? Ecuador sufrió un terremoto y no tuvo necesidad de pedir ayuda internacional porque le llegó por genuina solidaridad, incluso de Venezuela. El terremoto que tenemos tiene nombre y apellido, ser calificados como sinvergüenzas políticos por seguir pidiendo ayuda en otros países deja al descubierto el descenso que ha tenido la política venezolana por no tener, después de 17 años, una salida conveniente y estudiada con mecanismos certeros.
Se han quedado oxidados los políticos y anclados los militares en un solo discurso a través de los medios. Hablan de la metamorfosis que ha tenido la arepa, cuando ni siquiera saben con qué y cómo se prepara. Hablan de relaciones internacionales y las de aquí son su peor ejemplo de incapacidad. Igualmente hablan de estrategias para salir del régimen y le tienden la alfombra al equipo contrario. Pasan largas horas deliberando detrás de una mesa, lo que ellos consideran una solución y al tiempo sus ideas terminan frustradas por el régimen. En su defecto, lanzan consignas por la prensa y redes sociales para terminar con exaltación al personalismo y no dejan dudas de lo que son capaces para alcanzar notoriedad.
El afán por el poder coloca a los activistas políticos y militares en total desubicación al intentar arreglar los problemas bajo el abrigo protector del enemigo que impide lograrlos. Toda dictadura es interrumpida cuando va en contra de la constitución, de no ser así estaríamos frente a una complicidad. Si tanto quieren o aman a Venezuela como predican, colocar fronteras y bailar tango si no saben el arte de danzar es mucho menos de lo esperado. Callar y hacer más, evitar en lo posible el desmoronamiento del país, son tres puntos que el pueblo consciente espera de sus dirigentes, para que Dios y la patria los premie…

@susanamorffe
Entre Cielo y Tierra.



VENEZOLANOS Y ESPAÑOLES
Carlos Pérez Ariza

Hoy todo español de corazón es venezolano. El gobierno de España ha concedido la nacionalidad a seis ciudadanos perseguidos por el gobierno de Nicolás Maduro
Nuevos hermanos españoles. Seis venezolanos residentes en España son ahora españoles, además de los padres de Leopoldo López (preso político condenado en un juicio amañado por el régimen bolivariano). Sin pasaportes, convertidos en apátridas por la ‘graciosa’ decisión de Maduro, el gobierno español en funciones ha decidido hacer un gesto de apoyo a estos venezolanos, que son la cabeza más visible del drama social, político y económico que sufre todo el pueblo venezolano, incluidos los seguidores de base del chavismo redentor, que ha dejado al país más rico de la América Latina en la más profunda pobreza diaria, sin alimentos básicos, sin medicamentos, sin hospitales y sin gasolina para el mercado interno. Venezuela ha sido tierra de acogida para cientos de miles de compatriotas, tratados como hermanos de siempre. Que estén pasando por estos momentos de dolor profundo nos duele en el corazón. Y quienes aquí piensan y creen que esa arenga extrema que quiere gobernar a España, puede llevar a este país a cotas de progreso, vuelvan la mirada, los oídos y vean y escuchen lo que pasa en las calles de Venezuela. La gente pide libertad, no tener que hacer cola de 12 horas para comprar un kilo de arroz o leche para los niños, van con las manos vacías, Maduro les saca tanques de guerra, soldados que disparan balas de plomo. Al menos ahora, estos venezolanos desterrados por oponerse al chavismo son españoles, tal vez siempre lo han sido y nosotros todos también hemos sido y somos venezolanos.
Los nacionalizados españoles son: Diana Cristina López Mendoza (hermana de Leopoldo) y su marido, Hernán José Sifontes Tovar, reconocido promotor cultural. Luis Carlos Serra Carmona, miembro de la Junta directiva del diario El Nacional, su mujer y sus dos hijos. Además, se le ha otorgado permiso de residencia por circunstancias excepcionales a directivos vinculados al citado diario, que fue casa de escritores españoles tan notables como María Zambrano, María Teresa León y Antonio Aparicio (periodista republicano español). Estos son: Miguel Henrique Otero, director de El Nacional; Nelson Rivera, director de su Papel Literario; Mariana Otero (hermana de Miguel Henrique y accionista del citado diario) y Beatriz de Majo, columnista. También a Guillermo Zuloaga, expresidente de Globovisión, todos con órdenes de arresto por oponerse al régimen y con sus pasaportes revocados. Ahora, y tras tantos cientos de miles españoles que en su momento nos hicimos venezolanos por diversas circunstancias políticas y familiares, son los venezolanos quienes son acogidos en la Madre Patria, como ellos nos califican.
Maduro parece maduro para dejar el poder. La revolución chavista ha colocado a Venezuela en un escenario de drama humanitario. Las voces internacionales piden que el gobierno de Maduro, permita abrir un corredor para que lleguen los medicamentos más indispensables para los niños y para los enfermos crónicos, así como insumos para los hospitales; no ha habido permiso. Permitirlo sería aceptar un gran fracaso. En realidad el presidente, que ganó las elecciones por un escaso margen y tras un proceso plagado de denuncias por fraudes, está en sus horas más bajas de popularidad. Incluso desde las altas esferas militares el malestar es palpable. Las fuentes consultadas apuntan a que la presión interna es máxima. La salida de Maduro solo depende de que le garanticen un exilio seguro, en eso están desde Cuba, Rusia y China, sus aliados estratégicos e ideológicos en mayor o menor medida. EEUU ya habla de narco-Estado y cierra el cerco a los cómplices del narcotráfico. En el gran negocio están implicados, según la DEA, decenas de dirigentes chavistas, desde generales (´el Clan de los Soles´, por los soles en sus charreteras) hasta dirigentes políticos. El final parece acercarse.
Balas contra gritos. La oposición democrática, durante años dispersa y enfrentada, se ha puesto de acuerdo y ha ganado la mayoría en el Poder Legislativo. Están, una vez más en la calle al lado del venezolano común. Han impulsado el proceso revocatorio, previsto en la Constitución, que el régimen interpreta a su conveniencia. Tras las recogida de más de un millón de firmas en tiempo récord, el enfrentamiento se hace extremo. Maduro maniobra con las fuerzas militares y milicianas, mientras la calle pide a gritos que se inicie el procedimiento legal de revocar a un presidente que ha sumido en el más profundo caos a la vida diaria. El tercer acto parece haber comenzado, el desenlace no será inminente. El régimen ha acumulado demasiado músculo en diecisiete años de ignominia. El pueblo está agotado, pero del hambre se sacan fuerzas de donde ya casi no hay. Desde España se sigue con ansias este nuevo pulso, y duele que esos hermanos hayan tenido que llegar a esa pelea a muerte. España, que pasó por ese inmenso enfrentamiento que todavía sangra, sabe muy bien lo que tal lucha significa para la historia de una nación. Deseamos todos los españoles, que también somos venezolanos de corazón, que esto acabe pronto y se instale una democracia verdadera, fuerte, sólida en la libertad más absoluta, y que esa cicatriz, que abrió Hugo Chávez, sane pronto.

Mare Nostrum


LA MAGIA DE LA 
Juan José Prieto Lárez


No se trata del anciano fantasma que recorría Europa. Ahora se trata de una joven llamada crisis. Ha envuelto en sus macabros encantos gran parte de ese continente. Afortunadamente los seres humanos estamos diseñados para esos enfrentamientos, contamos con el infalible recurso de la creación. Una mágica palabra de donde sale a relucir toda posible solución, aun en los más enconados casos. La resulta de los conflictos que enfrentan tantos países es, en cierta manera, plausible, y de justo ejemplo a seguir. Se ha desatado una fiebre de cambio que los coloca en posibles estados de contagio positivo en latitudes muy distantes. Colocando el dedo en el mapamundi nos topamos con esta América donde todo está por hacerse. Se trata del rediseño de ciudades decididas a tomar el control de sus espacios y hacerlos rigurosamente más humanizados. Para ello es necesario el consenso, mejor aún, sin políticas proyectadas por politiqueros.
Desde la adecuación de carriles para ciclistas, hasta espacios donde llevar sus mascotas. Es decir hay un replanteamiento de nuevas costumbres, sin llegar a ser estrictamente imitaciones de otras sociedades. Todo es cuestión de educar para la transformación que deseamos. Si tomamos un caso doméstico como el de La Asunción, con sus especiales características se podría dar un vuelco sustantivo, lo que nos permitirá, más que un maquillaje, un rostro nuevo. A la altura de una capital de estado. Siempre nos ufanamos en pregonar que tenemos muchos artistas, músicos, escritores, pintores y un larguísimo etcétera que nos devuelve el cariz de engreídos. Seamos cautelosos al momento de evaluar esas posiciones, porque mucha gente de “afuera” se pregunta: ¿y? Pues bien sentémonos a discursear sobre esos parámetros que deseamos realzar, tanto para los locales como para quienes nos visitan. Primero un gran censo para determinar con qué número de profesionales contamos, y lógicamente crear un banco de voluntarios que quieran intervenir en el cambio. Un comité o comités zonales que interpreten la manifestación colectiva por una ciudad posible.
Todos serían convocados, todos deberían trabajar por ellos y por los suyos. Donde sea factible, un parque. Por dónde se pueda, nuevas vías para el tránsito vehicular. Ornato de plazas, pero lo importante es que cada uno de nosotros cuide lo que hacemos. Lo mejor es que en vez de protestar se promuevan soluciones más prácticas que las que ofrecen los políticos porque desconocen la realidad.

peyestudio54@gmail.com
peyestudio@hotmail.com
elblogdepey.blogspot.com







No hay comentarios.:

Publicar un comentario