ALZAR LA VOZ EN DICTADURA

H oy les muestro el extracto de mi ensayo “ALZAR LA VOZ”, un compendió de hechos relevantes de nuestra historia reciente, a partir del añ...

sábado, 18 de junio de 2016

OPINION

DERROCHE EMPOBRECEDOR
Susana Morffe

La compleja situación en Venezuela se ubica en un 1% de salida conservadora y 99% de violencia si el régimen no acata la demanda del pueblo y recrudece el hambre en el país. Hasta el momento no se vislumbra un intento de manejar la cadena de producción por especialistas en la materia y con suficiente conocimiento para un retorno de estabilidad en todos los renglones que han sido desfavorecidos por medidas equivocadas y plagadas de errores que han estrechado la vida de los venezolanos.
Cada semana nos encontramos con situaciones que empeoran el clima convulsionado establecido por la dirigencia oficialista, con sus marramuncias para enfrentar a sus adversarios y estrategias mal dirigidas y que finalmente terminan golpeado al pueblo. Lo que ha salvado por rato la desesperación de la población es el deporte y la actuación de la Vinotinto, primero el grandioso duelo con Uruguay, el empate con México que la remitió a Argentina y si no tenemos comida, alimentaremos el espíritu con un buen resultado a favor de Venezuela para comenzar la semana, al menos hinchados de orgullo.
Entre tantas ofensas está la insistente manera revocante de eliminar el instrumento constitucional del referéndum a solicitud del pueblo. La no validación de las firmas fue un hecho que carece de todo el respeto ciudadano, designación a dedo de los que sí o no deberán votar cuando ellos dispongan de definir la fecha para el revocatorio. Esto no ha hecho otra cosa que elevar el rechazo del pueblo hacia el régimen dando traspiés y precipitando su salida.
Los expertos analistas políticos y de economía refieren que los recursos monetarios del país, están seriamente comprometidos y continúan en su escalada de corrupción, sin frenar la inflación y la economía en picada, sumado a los saqueos que cada día se producen por el mayor desabastecimiento y escasez de productos en todos los renglones. No es simplemente señalar que los saqueos producidos en Cumaná fueron manejados por la derecha. Se trata de no reconocer las penurias de la familia venezolana, con sus elevadas muertes por desnutrición, falta de medicinas y precaria atención hospitalaria.
Solicitar la convocatoria a un referendo es la salida prudente, urgente y necesaria, si antes no se descubre la verdadera razón que se esconde detrás del origen del mandatario nacional. Si eso no llega a su debido proceso, el revocatorio debe seguir su curso y es propiedad de la Asamblea Nacional presionar para que el Poder Electoral respete la voluntad del pueblo. Retrasar el mecanismo como lo ha venido haciendo el CNE no es más que un juego peligroso de soberanía política para convertir en un mamotreto lo que el país exige y reclama a diario.
Si el país alcanza una pizca de seriedad no se le dará tantas vueltas a un asunto que solo requiere establecer las reglas claras y colocar en la mesa la constitución como única norma que pone orden en el país, si agregan un poco de respeto, ¿Acaso los venezolanos de hoy son poco serios con su país? ¿Estaremos aguantados para explotar cuando ya no quede nada? ¿Dónde quedó el bravo pueblo que el yugo lanzó? Hasta la letra de nuestro himno, símbolo de lucha, querencia y soberanía ha rodado por el suelo. La gente no quiere seguir ocupada en colas, sino en empleos dignos.
Vamos a respetarnos entre venezolanos, vamos a querer a este país que está esperando no por una captahuella, sino por la legitimidad que solo puede dar un pueblo unido, con honra y dignidad. La protesta para unos y oportunidad para otros de robar a través de los saqueos debe terminar porque más que una rebelión civil, se le resta oportunidad a todos los estados del país de encontrar la mejor solución, y no puede ser otra que trabajando, reincorporando las ciudades a la vida productiva y abandonando el facilismo, populismo y clientelismo de un régimen que ya no da para más.
Queda claro el espectáculo de circo que Venezuela le está mostrando al mundo, con un poco más de empeño y respeto a nuestro suelo de libertadores todos debemos ejercer la pertenencia país y liberarnos de una buena vez de la esclavitud forjada por ruidosos personajes sin espíritu bolivariano, democrático y escondiéndose detrás de procesos electorales amañados. No te dejes humillar más por el derrochador comunismo colectivo empobrecedor.

@susanamorffe

¤ ¤ ¤

PROPOSICIONES DELINCUENCIALES DEL ZAPATERO
Gerónimo Figueroa Figuera

Cuando el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero, en forma pedante y al propio estilo de los españoles que vinieron con Cristóbal Colón, le dijo al dirigente de Voluntad Popular Leopoldo López, que él (zapatero) era el único que podía arreglar la situación en Venezuela, le brotó lo nauseabundo por los poros: “Vamos a modificar la Sala Constitucional con 7 del gobierno, 7 de la oposición y uno de común acuerdo, pero con la condición que hayan elecciones presidenciales en enero de 2018”, lo cual indicaba de plano el descarte del referéndum revocatorio.
Pero si a esto le agregamos también que el zapatero le ofreció a Leopoldo López que en el paquete de “ofertas” estaba su libertad y la de Manuel Rosales, así como un mejor tratamiento en las cárceles para el resto los presos políticos, pero con la condición de que la MUD bajara la presión contra Venezuela a nivel internacional, no solo cometió delitos de injerencias en nuestros asuntos internos sino que desde ese mismo momento quedó descalificado como mediador en el dialogo inventado y diseñado por Nicolás Maduro para ganar tiempo y tratar de llegar con el revocatorio hasta el próximo año.
Por supuesto que a todo esto Leopoldo López respondió como era de esperar, y con palabras muy precisas lo mandó a zapatear bien largo al carajo: “Usted no tiene que buscar mi confianza, la confianza necesaria es la del pueblo venezolano”. No debe quedar dudas que cuando el zapatero propuso a Leopoldo bajar la presión internacional lo que buscaba era aislar al secretario de general de la OEA, Luis Almagro, que ya había solicitado reunión del Consejo Permanente para una posible aplicación de la Carta Democrática interamericana contra el gobierno de Nicolás Maduro.
Igualmente cuando el zapatero le ofreció su libertad Leopoldo en una posición muy digna y admirable le manifestó que liberaran al resto de los prisioneros políticos, y que por su parte, él estaba dispuesto a someterse a una verdadera comisión de la verdad para aclarar los sucesos de 2014, agregándole que si quería una solución, debería trabajar por la renuncia de Maduro. El zapatero no conforme con la respuesta de Leopoldo, quiso presionar a los dirigentes de los partidos AD, VP, UNT y PJ para que regresaran a una nueva emboscada en República Dominicana, los cuales le pintaron una de forma combinada con la señal de costumbre.
El zapatero como buen oficiante de Nicolás Maduro, con el dialogo que ya no convence a nadie, lo que busca es que el régimen gane tiempo y llegue con “vida” hasta el próximo año, inclusive alargar el revocatorio con la esperanza de que los precios petroleros suban y poder reanudar las políticas populistas a través del estado rentistas petrolero que después de saquearlo, arruinarlo y destrozarlo hasta mas no poder, ahora todos los enchufaos del gobierno en un solo coro lo satanizan como las peores plagas de la humanidad.
Afortunadamente los que tenemos memoria larga podemos recordar que cuando el zapatero ejercía como presidente de España, vino varias veces a Venezuela a reunirse con el comandante intergaláctico y a cuadrar negocios para empresas españolas. En una de esas visitas la oposición venezolana por intermedio de Acción Democrática que es miembro de la Internacional Socialista, organización a la que pertenece también el PSOE donde milita Zapatero, pidió reunirse con el presidente del gobierno Español para plantearle la crisis política que en ese momento generaba el intergaláctico, pero el zapatero se negó a recibir a la oposición venezolana.
Fueron muchos los negocios por los que intercedió el zapatero para que empresas españolas firmaran contratos millonarios en dólares con el gobierno venezolano, pero solo vamos a recordar dos de ellos. La fabricación de fragatas artilladas para la Marina de Guerra Venezolana y varios vagones para el Metro de Caracas. El contrato para construir las fragatas generó polémicas públicas con el gobierno de EEUU, porque parte de esa tecnología es norteamericana. En esa oportunidad EEUU le advirtió a España que no podía vender esas fragatas sin la autorización de Washington y España tuvo que rediseñar las fragatas sin la tecnología norteamericana.
Igualmente sobre los vagones es importante recordar que el Metro de Caracas es de tecnología francesa, y la empresa española tuvo que hacer modificaciones en las ruedas y las cabinas para adaptarlas. Esos vagones son los que tiene los tubos entre puerta y puerta para que la gente viaje agarrados de ellos. No son los originales de cuando se inauguró el Metro de Caracas en el gobierno de Luis Herrera Camping. Años después, un juez español abrió investigación porque esos contratos que al principio aparentaron ser de gobierno a gobierno, resultó que se pagaron comisiones entre el 10% y 15% a funcionarios de ambos gobiernos, y el zapatero habría recibido una buena tajada de las comisiones repartidas por las empresas españolas.

@lodicetodo
geron2ff@yahoo.com

¤ ¤ ¤

POR LA AUTOPISTA AL REVÉS
Soledad Morillo Belloso

El régimen rojo rojito hace y hará todo lo posible por matar el referéndum revocatorio. Porque, en este juego absurdo, es una mano que perdería. Incluso si se diera el escenario que Maduro perdiera ante un robusto sí pero la oposición no consiguiera el mínimo de votos necesario para revocar el mandato presidencial, Maduro ya sería declaradamente un perdedor. Ante el país entero. Ante los vecinos de continente. Y más allá de los mares y océanos. Con la consiguiente conversión en muñeco de trapo, de jarrón chino. Entonces hay que entender lo que el gobierno ya comprendió: que el revocatorio no es una fecha marcada en el calendario; es un proceso que ya empezó y está rodando hace meses, al revés por la autopista.
La estratagema escapista de gruñirle a los miles de empleados públicos que firmaron para activar la primera fase del dispositivo para que levanten su rúbrica se suma al tasajeo ya efectuado sobre la primera lista. Nos birlaron la bicoca de unas 600 mil firmas, usando el más cursi portafolio de excusas. La maniobra es, por cierto, de perdedores, de mentes que se saben derrotados y que supone de que hay cómo evitar el hundimiento de su Titanic. Porque el régimen sabe bien que no tiene cómo ganar, apela al patético expediente de los tres chiflados -Zapatero, Fernández y Torrijos- para que intenten convencer a la oposición, por la vía del chantaje, de abandonar y olvidar el revocatorio. La maroma sería buena si los tres expresidentes tuviesen un mínimo de respetabilidad en Venezuela y el hemisferio y/o si su propuesta no fuese tan indigna. Pero son unos bate quebraos guiados por Samper, sobre quien huelgan los comentarios y no cabe alabanza alguna. Suponer que un tipo como Leopoldo López, que ha pasado las de Caín, va a ceder ante la tentación de una libertad teñida de traición es no entender de qué clase de problema estamos hablando. Es no saber de qué madera está hecha el alma de Leopoldo. Igualmente, creer que 2Capriles y Ramos Allup son comprables o manipulables, por amor a Dios, es un ejercicio de notoria estupidez política.
Por supuesto, el gobierno conseguirá que muchos funcionarios públicos, bajo amenaza, chantaje y extorsión, levantan sus firmas y que no firmen en la próxima recolección. Pero ello no les hará cambiar su pensar. Por el contrario, confirmarán su convicción de un gobierno que no sirve y que, además, es perverso y maligno. Tal jugada es una gigantesca y pesada razón para darle "matica e'café" cuando llegue el momento del pase de facturas. Y en un país con 2 millones 600 mil funcionarios públicos, la argucia es cuando menos un error de alto costo político.
Está claro que el referéndum revocatorio es tomar la autopista al revés. El detalle está en que cuando muchos más carros van contra la flecha, esos millones cambiarán la flecha.
Sr. Zapatero, hágale un favor a su tan deteriorado prestigio: deje de proponer estupideces. De escuchar cretinismos estamos en Venezuela hasta el moño.

@solmorillob
soledadmorillobelloso@gmail.com

¤ ¤ ¤

LA POLÍTICA Y SUS CIRCUNSTANCIAS
Alberto Medina Méndez

La humanidad se ha acostumbrado a simplificar razonamientos y obtener conclusiones sin evaluar demasiado el contexto. Intentar abreviar pasos y omitir procesos intermedios siempre ayuda a comprender ciertos complejos hechos y de ese modo explicarlos, sin rodeos, de un modo sencillo.
No es una metodología necesariamente errónea, salvo cuando esa modalidad se exacerba al extremo y se pretende, desde allí, establecer conclusiones definitivas, totalmente absolutas e irrefutables.
El comportamiento humano no es una ciencia exacta. La actitud de la sociedad frente a cada hecho es habitualmente difusa, diversa y puede identificarse, en ocasiones, alguna tendencia general cuando se analiza la sumatoria de decisiones individuales. Es justamente eso, una matriz global, un resumen imperfecto de las determinaciones de muchos que coinciden mayoritariamente en alguna dirección.
Si bien la generalización es una práctica muy difundida que ayuda a explicitar en pocas palabras conductas sociales, cuando se trata de la política, el riesgo de que la misma caiga en la inexactitud es permanente.
Por eso cuando se dice que una sociedad ha elegido tal o cual sistema político, ha apoyado a un sector partidario o a otro, hay que tener siempre en claro que dicho acompañamiento es, en el mejor de los casos, es relativo y solo una foto del momento en el que se produjo esa votación ciudadana.
Los electores se inclinarán en un sentido definido pero esa decisión la toman evaluando una larga lista de incidentes aislados que fueron sopesados por los votantes y que influyeron, cada uno de ellos marginalmente en esa determinación que solo expresa su apreciación en ese instante específico.
Si esa compulsa se hiciera nuevamente unos pocos meses después, el resultado podría ser bien diferente. Inclusive pudo ser diametralmente opuesto si los candidatos ofrecidos a la ciudadanía hubieran sido otros, o si el régimen eleccionario utilizado no fuera el oportunamente vigente.
Una característica invariablemente ignorada es la eterna dinámica de las sociedades. Las percepciones se modifican, a veces lentamente y otras a un ritmo más vertiginoso. Nada es definitivo, todo está en movimiento, sujeto a observación constante y cualquier creencia asumida puede modificarse muy pronto. Si no se comprende esta descripción, se pueden sacar conclusiones equivocadas que empujan a tomar decisiones también fallidas.
Los que ganaron lo han logrado en esa ocasión. Eso no implica que repetirán sus éxitos electorales en el futuro. La gente los apoyó en esa coyuntura y no tienen asegurado respaldo infinito. Ni siquiera saben si en este mismo momento cuentan con idéntico sustento electoral.
Ni las encuestas de opinión más afinadas pueden dar fe de ello. En todo caso sirven como un parámetro, incompleto, imperfecto, pero siempre mucho mejor que la instintiva intuición utilizada como única referencia.
Los que comprenden profundamente esta realidad saben que en política siempre se transita por terreno fangoso, que nada es seguro, que hay que hacer las cosas bien, explicarlas con dedicación y cometer el mínimo número de errores posibles.
Nadie puede dar por sentado que ese respaldo obtenido gracias a un clima favorable se sostendrá en el tiempo por arte de magia. Muy por el contrario, las condiciones se modifican, las realidades percibidas subjetivamente por la gente van mutando y lo que antes era bueno, ahora puede dejar de serlo.
En este juego no hay lugar para la soberbia. Quienes caen en las mieles del poder, suelen tener la sensación de que los triunfos son eternos y que nadie podrá sacarlos de su pedestal porque ellos ya han conseguido esa victoria anhelada por tantos, sin advertir que todo está en constante desequilibrio.
Suele pasar que quienes aterrizan allí prefieren ignorar cualquier síntoma de que algo está mal. Filtran intencionalmente todo lo que no encaja en sus paradigmas para sostener la ilusión de que los que lo apoyaron siguen allí, siendo los mismos y que los críticos son solo sus acérrimos adversarios.
La inmensa mayoría de las veces se gana por muy poco y también se pierde por escaso margen. Los fanáticos de un lado y del otro pueden mantenerse inmóviles por un largo tiempo, pero son muchos más los que se replantean a diario su adhesión a un sector concreto o al exactamente opuesto.
Cada vez más gente se declara independiente. Ni siquiera el clientelismo ha logrado retener voluntades a cualquier precio. Todos en algún momento se cansan, se saturan, se agotan y esto sucede ya no por coincidencias o discrepancias ideológicas, sino por posturas personales, actitudes inadecuadas, por las formas, por esa arrogancia que molesta a cualquiera.
No se trata de ser humilde por conveniencia. Eso también se percibe fácilmente, más tarde o más temprano. En todo caso tiene que ver con conservar la claridad suficiente para no perder el norte en ningún momento.
En la historia abundan ejemplos en el que pequeños hechos, meras casualidades y errores aparentemente insignificantes cambiaron el curso de los acontecimientos, inclusive en algunos casos para siempre.
Por eso importa entender cómo se construye esa secuencia de sucesos y trabajar fuertemente en tener los pies sobre la tierra asimilando que todo es coyuntural, que los apoyos o rechazos en política se corresponden con un instante puntual y que cualquier hecho aislado puede romper el aparente equilibrio y llevar desde la situación actual a una nueva totalmente diferente. En definitiva solo se trata de la política y sus circunstancias.

@amedinamendez
albertomedinamendez@gmail.com

¤ ¤ ¤

No hay comentarios.:

Publicar un comentario