ALZAR LA VOZ EN DICTADURA

H oy les muestro el extracto de mi ensayo “ALZAR LA VOZ”, un compendió de hechos relevantes de nuestra historia reciente, a partir del añ...

sábado, 17 de diciembre de 2016

OPINIÓN

CAOS DEL 72
Susana Morffe

Para los expertos en psicología y psiquiatría Venezuela es y seguirá siendo un modelo perfecto para descargar todas las investigaciones dirigidas a desarrollar nuevas terapias y ayudar a salir de la confusión al país.

La torta comunista con la guinda que faltaba
La sociología también nos indica el tratamiento para desembarcar las pesadas contradicciones cuando la sociedad va encaminada al fracaso rotundo, en una suerte de abismo, con peligrosos vicios que aligeran la destrucción de los grupos y élites, los cuales van desarrollando actitudes no aptas para fortalecer el bien común.

Estamos en tiempos muy críticos por los severos acontecimientos y devaluaciones del poder económico. De hecho el poder político ha devastado el primero y contribuye a desmejorar la convivencia ciudadana y se aleja equivocadamente de un modelo social equilibrado, debilitando las estructuras básicas de la sociedad.

Los últimos eventos, muy preponderantes, como la escasez de alimentos y la falta de valor del dinero, definen claramente la capacidad de aguante del ciudadano venezolano y golpea su perspectiva de vida. Sin alimentos y sin dinero, el venezolano es capaz de actuar para defender su derecho constitutivo en la carta magna. Las protestas por hambre no se incluyeron en el texto, como tampoco un estado forajido y despiadado.

El psiquiatra y comunicador Roberto de Vries indica: “Nunca trate de huir del dolor emocional que siente. Vívalo como experiencia de vida y supérelo; haga el duelo, no evada”. Que broma que esto no se pueda llevar a la práctica cuando se tiene hambre y al parecer pasaran muchos años para asimilar esa postura frente al caos colectivo por las imposiciones.

Estamos finalizando un año más cargado emocionalmente de duras pruebas, lo importante le cedió el paso a lo urgente y atrás han quedado asuntos que requieren una solución inmediata. Nos han cambiado la vida a partir de un número. El país y su gente sufren ahora el síndrome del 72. En 72 horas cierran las fronteras de Colombia y Brasil, en 72 horas devalúa y desaparecen los billetes de bolívares 100 y reaparecen.

Esa manera de arruinarle la vida al país es una estrategia tan fatalista y truculenta que no deja lugar a dudas sobre los nuevos enfoques psiquiátricos y psicológicos que deben hacer los expertos y sus inmediatas recomendaciones para sanar al enfermizo Estado con poder omnímodo al estilo cubano. Para estar locos solo vale estar dirigidos por enajenados mentales.

¿Cómo se aplica la superación del inmenso dolor que produce perder el valor país? Solo quedan 72 minutos para responder este agudo problema que se manifiesta por los brutales pasos de un enfermo mental, tratando de aniquilar a una nación a la velocidad del tiempo.

Sería muy distinto enfocar el tramado de la historia con una realidad que debe ser destruida en 72 días. Evadiendo no, enfrentando si. Venezuela no pide más, en ese tiempo caerá la pesada y tortuosa liquidación de la revolución para iniciar 72 pasos de reconquista, país salvado, país democrático. Y que suene el cañonazo.

El año 2017 tiene un 72 marcado de derecha a izquierda ¡Salvemos el país!

Hasta el próximo año.

@susanamorffe



No hay comentarios.:

Publicar un comentario