ALZAR LA VOZ EN DICTADURA

H oy les muestro el extracto de mi ensayo “ALZAR LA VOZ”, un compendió de hechos relevantes de nuestra historia reciente, a partir del añ...

domingo, 26 de febrero de 2017

OPINIÓN

EL DISCURSO NO EMOCIONA
Susana Morffe

Permanecer sin reaccionar ante el peligro de convivir en un país con evidentes rasgos de terrorista, es el principal síntoma social de indolencia o en su defecto, habla de la poca importancia de liberar a la población venezolana del yugo impuesto por el régimen.

Uno de los asuntos que refleja el conformismo y la aceptación es la repetición de frases, consignas y “estrategias” del siglo pasado. A Venezuela la alcanzó el siglo XXI, desde el punto de vista político, sin focalizar y adaptar la manera de expresar y accionar hacia dónde vamos.

Lo vemos en la oposición, se quedó con su discurso pasado de la cuarta república, nada nuevo se escucha, ni apasiona. Hablan de la democracia cuando esta ha sido totalmente destruida para darle paso a la dictadura que tenemos; pese a los asuntos visiblemente ilegales, bochornosos y al descubierto, continúan con el discurso de defender la democracia inexistente que hace tiempo atrás los políticos permitieron eliminarla.

También observamos las acciones del Ejecutivo y el Tribunal Supremo de Justicia, siempre pasan por alto a la Asamblea Nacional, principal bastión de la democracia. Solo se escucha, vamos a impugnar, denunciar y la visión no emociona.

Por el lado oficialista, ellos tampoco han cambiado, no tienen nada nuevo en su discurso porque su mala gestión se quedó en la era de piedra. Comunismo barato, foráneo y esclavizante para mantener su hegemonía con negocios y acciones “delincuenciales”, y todos sabemos que el asunto es altamente peligroso.

Es peligroso porque la semana pasada escribí un resumen de los hechos acontecidos más resaltantes. Manifesté que Venezuela se encuentra en una zona peligrosa, toda vez que el gobierno de Estados Unidos con el estreno de Donald Trump como presidente, este pudiera declarar a nuestro país como narco estado, razones sobran. Por ahora míster Trump ha dicho “tenemos un problema con Venezuela, lo están haciendo muy mal” y eso es nuevo y emociona. La visión es dejarnos sin recibir alimentos, cuando decida eliminar la compra de petróleo venezolano, entre otras cosas.

A los que pensaron y manifestaron que no escribí nada nuevo al reflejar tal situación, ciertamente que la reacción tampoco fue nada nueva. Visión sin pasión, no es emoción. Cuando se inclinan solo a decir que no es nada nuevo, se trata de los causantes de que en el país no pase nada nuevo. Los problemas puntuales se manifiestan por escrito o a viva voz, buscando una reacción y gente común solo repite que no hay nada nuevo, típica expresión del conformista, adulante e indolente.

Es común y desagradable escuchar y leer a personas que ostentan ciertas responsabilidades en la sociedad, intentando cambiar con frases acomodaticias y bobaliconas el fin de sus posturas. Evidentemente que a los más agudos no se le escapa advertir que hablan de lo mismo con diferentes palabras. Ejemplos hay muchos, el más común es el relativo al cacareado diálogo, que no es otra cosa que “negocios” al rojo vivo. De eso sabe Zapatero. Solo falta anunciar el diálogo como conversatorio en el sanatorio de Miraflores. Así van, tratando de confundir a la población, cuando los más confundidos son ellos.

Venezuela continúa en el mismo punto de la crisis debido al “ritornello” de los discursos. Lo más grave del asunto es que les falta sindéresis para juzgar. Un pran es un defensor de la patria, un pistolero es un eminente juez, un narco es un prominente funcionario, un preso político por defender sus ideas es un delincuente y un parlamentario es un bate quebrado.

@susanamorffe





2 comentarios:

  1. Escribe un comentario...Estoy de acuerdo, y felicitaciones por este reportaje amiga Susana

    ResponderEliminar